Equipos Gerenciales en Empresas Familiares

Escrito Por :  Boris Gartner, socio de Human Dimensions  -  Veneta Andonova

El argumento que une a la mayoría de estudios sobre las famiempresas consiste en destacar en ellas un comportamiento diferente a las demás.
En la realidad, las empresas familiares tienen una problemática específica debido a los retos de la sucesión y a las dificultades en la gestión.

Éstas buscan compaginar los intereses personales y de la familia con los objetivos de rentabilidad de la empresa.

En esta constante búsqueda de equilibrio se han presentado movimientos que van desde el manejo total y muchas veces empírico del fundador y su familia, hasta el extremo de una gestión exclusivamente externa en la cual la familia queda excluida del proceso de control cotidiano sobre las operaciones.

Debido al interés de las empresas familiares por ser cada vez más productivas, eficientes y competitivas, se han implementado los Equipos de Alta Gerencia Mixtos. Estos surgen como una opción para contrarrestar la complejidad y rapidez de los procesos organizacionales y al mismo tiempo, permiten producir resultados favorables para la misma.

Los equipos de alta gerencia son básicamente equipos de alto desempeño conformados por la parte “alta” de la estructura organizacional jerárquica y su función principal es la de establecer las metas a largo plazo. Parece  evidente el papel crucial que tienen los Equipos de Alta Gerencia para el éxito de las empresas.  No obstante, el hermetismo que rodea el trabajo de estos equipos es un reto para la investigación y es una barrera para el conocimiento más detallado de sus procesos internos.

El reto es aún mayor en el caso de las empresas familiares que suelen tener una cultura organizacional más cerrada.  Esto ha limitado naturalmente los trabajos empíricos en el tema y en consecuencia las contribuciones conceptuales.

Según algunas teorías, el desempeño de la firma es un reflejo de las acciones y características de su Equipo de Alta Gerencia. Consideremos entonces, una empresa familiar cuyo modelo de gestión se encuentre basado en competencias y revisemos algunas de ellas como son: comunicación, relaciones interpersonales efectivas, toma de decisiones, innovación y conocimiento del negocio, entre otras.

Para una empresa familiar, los miembros externos en el equipo de alta gerencia ayudan a construir un saludable balance, en especial, en el proceso de toma de decisiones al largo plazo.

Los miembros externos tienen cierta tendencia a enfatizar el presente y los resultados a corto plazo mientras que la familia comparte una visión más estratégica y de largo plazo.


La importancia de estos equipos

Asimismo en temas de innovación y conocimiento del negocio, parece que la aversión de los miembros familiares a la experimentación se compensa con la mayor afinidad de los miembros no familiares a intentar nuevas líneas de negocio alejándose levemente de las actividades core.

Por estas razones, lograr la complementariedad entre el interés familiar y la racionalidad económica ha sido un argumento fundamental para incentivar el uso de equipos de alta gerencia Mixtos en empresas familiares.

No obstante, la simple receta de usar este tipo de equipos no es suficiente y puede tener limitaciones importantes, por lo que se requiere la aplicación de iniciativas adicionales.

Tomen por ejemplo las competencias relacionadas con la comunicación y las relaciones interpersonales a todos los niveles de la organización. Éstas son clave para fomentar un ambiente de trabajo estimulante, productivo y agradable y tienen un impacto directo en el desempeño de la firma.

Siguiendo este concepto, a medida que la distancia familiar aumenta, los valores, creencias y visión de la familia se vuelven más divergentes y aunque en algunos casos estos intereses pueden complementarse, en otros casos pueden resultar en un destructivo conflicto relacional.

La introducción de miembros externos en el equipo de alta gerencia es automáticamente recomendada como el mecanismo que aporta el pragmatismo y la racionalidad necesarios.

Tenga en cuenta

Hay pocas razones para pensar que la creación de un equipo de alta gerencia mixto ayudará a mejorar la comunicación dentro de la organización y la habilidad de manejar las relaciones interpersonales compensando así, las carencias de los miembros familiares en estos aspectos.

De hecho, estas falencias se pueden perpetuar y agravar cuando se adopta un equipo de alta gerencia mixto dado que estas son cualidades personales y no cualidades que vienen con la condición de ser un director externo.

Además, teniendo en cuenta la complejidad del entorno en el que se desempeñan las empresas, es necesario procurar una actualización continua referente a estas competencias.

Por esta razón, es muy importante entender que adoptar un equipo de alta gerencia mixto puede mejorar algunos aspectos del negocio familiar como la orientación hacia resultados inmediatos e innovación pero no necesariamente va a ayudar a la sostenibilidad o una transformación positiva de la empresa.

Aunque la implementación de equipos de alta gerencia mixtos es una buena estrategia de búsqueda del éxito de una empresa familiar, en cuanto a la complementariedad se refiere, es necesario revisar constantemente las competencias claves para el éxito del negocio.

Asimismo trabajar en éstas de manera que los vacíos que deja el equipo mixto, sean cubiertos por diferentes iniciativas de desarrollo, tales como un entrenamiento y capacitación efectivos basados en competencias y procesos de coaching individual para los miembros del equipo.

Artículo publicado en Mundo Empresarial

Febrero 15, 2007

Copyright 2010 HDI Colombia
Bogotá D.C. Colombia, Celular: (57) 310-219 9203, info@hdicolombia.com

Powered by: Agencia WO S.A