Expertos brindan pautas para realizar un balance de fin de año

Estas evaluaciones definen el estado de los proyectos iniciados y permiten establecer metas para el 2006.

Generalmente, el 31 de diciembre es un día para fijarse metas y definir el camino a seguir en materia personal y profesional. Poco antes de las doce de la noche se escuchan las típicas frases: ahora sí estoy listo para trabajar, del próximo año no pasa que pida un aumento o la semana siguiente comienzo a buscar empleo.

 

Aunque faltan 34 días para esa fecha es buen momento para empezar a evaluar qué se ha hecho en materia laboral, en qué estado se encuentran los proyectos iniciados hace meses y cuáles son los resultados de la gestión adelantada en el 2005.

Según los expertos, más allá de satisfacción por lo que realizó o arrepentimiento por aquello que dejó de hacer, un balance detallado permite determinar qué tan distante está cada persona de los objetivos planteados.

En este sentido, una evaluación individual permite revisar cuáles fueron los logros en el ciclo que se cierra, cómo se obtuvieron, cuál fue la experiencia y qué lecciones quedaron, según la opinión de Doriana Faccini, gerente de Human Dimensions, firma especializada en consultoría y desarrollo organizacional.

Para Andrés Rojas, psicólogo y consultor empresarial, analizar un proyecto requiere que la persona tenga claro el estado de sus metas y qué le hace falta para alcanzarlas. “Un balance debe mostrar las diferencias entre los propósitos y lo que realmente se consiguió durante el año”, agregó.

De esta manera, el desarrollo de tareas específicas disminuye la distancia entre el planteamiento de proyectos y su cumplimiento. “Generalmente, una meta se realiza a partir de acciones puntuales. Entonces, si en el año no se cumplió un objetivo en su totalidad pero se hicieron algunas actividades para alcanzarlo, eso ya es un logro”, comentó Jorge Aguilera, docente universitario y gerente de Image People, empresa de investigación y estrategias de comunicación.

De acuerdo con los especialistas es conveniente evaluar, entre otros, los siguientes aspectos:

-           Las relaciones interpersonales

-           La remuneración

-           Los aportes tanto al cargo como a la empresa.

Sin embargo a la hora de reflexionar y medir el desempeño anual, también recomiendan tener presentes las metas de desarrollo laboral y de capacitación.

Luis Salazar, experto en Recursos Humanos, aseguró que “la mayoría de personas se siente cómoda con el cumplimiento de logros cuantitativos, pero muchas veces no le da suficiente importancia a los cualitativos que están asociados al crecimiento personal y profesional”.

Asimismo, este especialista comentó que aunque algunos objetivos deben estar alineados con el cumplimiento de metas corporativas, lo fundamental es enfocarse en aquellos relacionados con el proyecto de vida.

 

¿Revisión grupal?

Andrés Rojas consideró que es viable presentar al jefe los resultados de un balance laboral. “Es importante llevar un récord de los principales logros, no solo porque en un momento dado pueden complementar adecuadamente una hoja de vida sino tener otro punto de referencia sobre los aportes de cada empleado a la compañía”, puntualizó.

Bajo este contexto, Luis Salazar comentó que una evaluación parte de un examen individual, pero es posible compartir el informe final con el equipo de trabajo para reorientar la gestión.

Por su parte Doriana Faccini opinó que los comentarios, sugerencias o experiencias positivas de otras personas pueden aportar al crecimiento y desarrollo profesional.

Palabra de expertos

Revisar los propósitos alcanzados durante el año implica analizar detalladamente las actividades realizadas u omitidas. Para Doriana Faccini de Human Dimensions es conveniente formularse, entre otras, las siguientes interrogantes:

-           ¿Cuáles de los logros obtenidos se reflejaron en el aspecto laboral y profesional?

-          ¿Qué situaciones impactaron negativamente en el cumplimiento de las metas?

-          ¿Cuál fue el aprendizaje en cada experiencia?

Según la especialista, una vez se responda a estas preguntas es posible hacer un listado de las actividades que quiere desarrollar, aquellas que pretende suspender y los nuevos retos que asumirá. De esta manera se empieza a estructurar un plan para el próximo ciclo.

Sin embargo, Faccini recomendó que los objetivos sean específicos, medibles, realistas y enmarcados en un espacio de tiempo concreto.

Tenga en cuenta que antes de iniciar nuevos proyectos es recomendable culminar aquellos que tiene pendientes o, por lo menos, analizar cómo van y así evitar sobrecargas de trabajo o incumplimiento. Además, este tipo de análisis es una base para definir las metas que se fijará el próximo 31 de diciembre y piensa cumplir en el 2006.

Artículo publicado en Elempleo.com

Noviembre 28, 2005

Copyright 2010 HDI Colombia
Bogotá D.C. Colombia, Celular: (57) 310-219 9203, info@hdicolombia.com

Powered by: Agencia WO S.A